20:30
Urtarrila/24
Az31
Auditorio Hospedería Fonseca de la Universidad | Salamanca
20:30
Otsaila/24
Ar20
Auditorio Hospedería Fonseca de la Universidad | Salamanca
20:30
Martxoa/24
Al11
Auditorio Hospedería Fonseca de la Universidad | Salamanca
20:30
Apirila/24
Al29
Auditorio Hospedería Fonseca de la Universidad | Salamanca
20:30
Maiatza/24
Al6
Auditorio Hospedería Fonseca de la Universidad | Salamanca
20:30
Maiatza/24
Og9
Auditorio Hospedería Fonseca de la Universidad | Salamanca
20:30
Ekaina/24
Ar18
Auditorio Hospedería Fonseca de la Universidad | Salamanca

Sinergias

En esta undécima temporada de Salamanca Barroca, la colaboración entre el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) y la Universidad de Salamanca (USAL) se halla en un proceso de saludable consolidación. Un proceso que ha convertido el ciclo en un referente ineludible de la programación musical salmantina y, de forma simultánea, en uno de los focos de interés más sólidamente establecidos en el ámbito nacional de la interpretación históricamente informada. Abierto siempre a las propuestas emergentes y a las iniciativas de los intérpretes más afianzados, Salamanca Barroca es un espejo de los movimientos historicistas generados en torno a la música de los siglos XVII y XVIII. La programación de conciertos se entrelaza, además, con los procesos formativos desarrollados en el seno de la Academia de Música Antigua de la USAL que, tras más de tres décadas, continúa siendo pieza fundamental en la implantación y el desarrollo de las prácticas interpretativas históricamente informadas en nuestro país. Para ello, cuenta, entre otros, con Itziar Atutxa, Carlos Mena, Pedro Gandía y Andoni Mercero, músicos de referencia en la evolución del canto histórico y la cuerda barroca, que siguen nutriendo con sus alumnos un feraz paisaje de solistas y grupos instrumentales y vocales.

La presente temporada, sin abandonar un especial interés por la promoción y la recuperación del patrimonio musical ibérico —uno de los objetivos medulares tanto del CNDM como de la Academia de Música Antigua de la USAL—, muestra una tendencia a la deseable programación del repertorio europeo asumido por formaciones hispanas. En ese sentido, los dos conciertos de la Orquesta Barroca de la USAL, que inicia y cierra la xi edición, son ejemplares. En el primero, dirigido por Pedro Gandía y con Guillermo Peñalver como solista, se ofrece una selecta antología de música tardobarroca que evidencia la paulatina reunión de gustos y estilos nacionales. El de clausura, con nada menos que Shunske Sato como solista y director, avanza en el tiempo y hace un retrato sonoro del precoz Mozart, que visitó Italia varias veces entre los trece y los diecisiete años. Junto a obras escritas por el genio de Salzburgo en esa etapa, se proponen otras de sus preceptores y de algunos de sus colegas y condiscípulos.

El particular universo de la viola da gamba, tan escasamente presente en las programaciones, resuena potente en esta ocasión. Sara Ruiz, al frente del Consort de Violas da Gamba de la USAL, vertebra su propuesta con uno de los paradigmas de la literatura para esta formación: la colección Lachrimae de John Dowland, quintaesencia de la melancolía isabelina. Romina Lischka invita, con el Hathor Consort, a contemplar la dialéctica entre Marais y Forqueray, que lleva al instrumento a uno de sus puntos culminantes, si no a su apogeo. Y la viola da gamba es coprotagonista, junto a la soprano Núria Rial, del concierto de Accademia del Piacere —grupo residente del CNDM—, que, dirigida por Fahmi Alqhai, nos trasladará a la Venecia de Barbara Strozzi.

Strozzi aparecerá también en el proyecto que Carlos Mena ha diseñado para Concento de Bozes. Se trata de una cuidada antología de compositoras de música vocal del Barroco, muchas de ellas negligentemente olvidadas por la musicología tradicional y, como consecuencia, apenas programadas; una revisión tan necesaria como plena de valor musical. Siguiendo en el mundo vocal, la Academia de Música Antigua de la USAL, con su Coro de Cámara, realiza un recorrido por la cantata coral luterana partiendo de Weckmann y desembocando, cómo no, en Johann Sebastian Bach. Un viaje que atiende, además, a la característica textura instrumental a cinco partes, con dos violines, dos violas y bajo.

Al Ayre Español, liderado por el pionero Eduardo López Banzo, aborda la sonata da chiesa italiana, con una incidencia especial en el seminal opus 3 del revolucionario Corelli, mientras el Euskal Barrok Ensemble y Enrike Solinís, esta vez como laudista, presenta un excitante programa en el que se revive una práctica común del Barroco: la transcripción y la apropiación de repertorios originalmente escritos para otros instrumentos.

La mencionada presencia de música hispana se materializa en dos conciertos. Forma Antiqva vuelve con su versión de Los elementos, de Antonio Literes, con un brillante elenco vocal en el que, por cierto, hay una representación importante de cantantes que han pasado por las aulas de la Academia salmantina. Y también regresa a la capilla del Colegio Fonseca Tomás Luis de Victoria; Vox Luminis, una de las formaciones más prestigiosas del mundo de la interpretación historicista, hará sonar de nuevo, junto a varios motetes del abulense y de Cristóbal de Morales, el sobrecogedor Officium defunctorum de 1603.

Nuevamente, Salamanca Barroca muestra diversidad en un marco de unidad y coherencia. Es una prueba más de las sinergias que propicia la franca colaboración interinstitucional entre el CNDM y la USAL, que, no por ser ya cotidiana, es menos excepcional.

 

Bernardo García-Bernalt Alonso

Universidad Salamanca


CNDM

Centro Nacional de Difusión Musical
C/ PRINCIPE DE VERGARA, 146 - 28002 Madrid
91 337 02 34