20:00
octubre/22
dg.16
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
20:00
novembre/22
dl.7
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
20:00
novembre/22
ds.26
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
20:00
gener/23
dj.12
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
20:00
febrer/23
dj.2
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
20:00
febrer/23
dj.16
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
20:00
març/23
dj.2
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
20:00
març/23
ds.18
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
20:00
abril/23
ds.15
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
20:00
maig/23
dj.11
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

Fogonazo de jazz y vida en el Auditorio

La música, como todas las artes, es una expresión cultural conectada a la vida y, por eso, sin movimiento muere. Pocos estilos como el jazz gozan de una energía vital sin medida, pues está en su esencia contar la existencia en cada instante y circunstancia, y crecer junto a ella; todo lo demás en su caso es literatura histórica para archivos y bibliotecas. La afirmación pudiera ser exagerada, pero el jazz no conjuga tiempos verbales ni en futuro ni en pretérito, casi ni siquiera se entiende con el presente, ya que existe en el filo de lo efímero, vaya. El ciclo Jazz en el Auditorio del Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), ampliado después a capitales como Oviedo o Salamanca, viene insuflando oxígeno a esta música mayor del siglo XX y lo que va del XXI, con propuestas diversas y heterogéneas, transversales y panorámicas con respecto a la tradición y la vanguardia del género, con unas estéticas reconocibles y otras imaginadas, agitadas con remites nacionales e internacionales, talentos mayúsculos y valores emergentes… Esto es jazz.

En la programación de la próxima temporada hay un nombre propio, Moisés P. Sánchez, artista residente del CNDM, que firmará dos estrenos absolutos, que serán consecuencia de dos encargos del CNDM; así, el pianista creará obra nueva para dúo junto con otro grande de nuestras blancas y negras, Marco Mezquida, y para cuarteto, en compañía de otros artilleros nobles de nuestra escena: el saxofonista Javier Vercher, el contrabajista Toño Miguel y el batería Borja Barrueta. La mera relación de todos estos músicos conlleva una garantía creativa total. Otra presencia singular, por aparentemente ajena al jazz, es la de una cantaora de ley, Mayte Martín, de la que, ya se sabe, es mucho más que una voz. Al igual que Morente y otros flamencos, la catalana es una artista con mucha música en la cabeza y, en esta ocasión, presentará con emociones a una y otra orilla musical bajo el proyecto Tatuaje, un lote de canciones hermanadas por su sensibilidad latina y mediterránea, y también jazzística, que ahí está para la posteridad su todavía recordada colaboración con el mismísimo Tete Montoliu y su intemporal álbum Free boleros.


Manteniendo el justo interés jazzístico, aunque en otro plano, el ciclo nos acerará dos inmensas damas de la canción, Madeleine Peyroux y Dianne Reeves; la primera es una artista con miles de seguidores en todo el mundo, gracias a un repertorio melódico cargado de poesía y belleza, y mucha esencia de los lenguajes del jazz y el blues. La segunda es una leyenda viva del jazz vocal, una cantante con hechuras de jazz tradicionales, pero contadas hoy desde su sensibilidad contemporánea. Lo dicho: nada permanece quieto en este género. Frente a ellas, una cantante «nueva» (subrayamos el entrecomillado), Jazzmeia Horn, una voz que está en boca de todos. Normal. Residente actualmente en Nueva York, esta joven texana se hizo en 2013 con el primer premio del Sarah Vaughan International Jazz Vocal Competition y, dos años después, con el Thelonious Monk International Vocal Jazz Competition; ahí es nada. Aromas de primicia y expectación de noche grande es lo que evoca su cita en el Auditorio Nacional de Música.

Como continuación al pianismo de Moisés P. Sánchez, la programación de esta temporada incluye otros tres instrumentistas con diferentes puntos de interés: el pianista noruego Tord Gustavsen, que acudirá en alineación de trío para presentar su flamante álbum Opening, registrado para el prestigioso sello alemán ECM; el pianista de origen armenio Tigran Hamasyan, convocado para airear las esencias de su trabajo StandArt, una colección muy particular de sus clásicos de cabecera, también en formación de trío; y la pianista madrileña, residente en Nueva York, Marta Sánchez, que estrenará en España junto con su quinteto su nuevo álbum, SAAM (Spanish American Art Museum), como ya lo ha hecho en otras instituciones como el Lincoln Center. En definitiva: tres pianistas con sensibilidades musicales dispares, pero ligadas a una misma autoridad interpretativa.

Completa el cartel de esta temporada una formación cada vez más consolidada en este auditorio, la que dirige el alto saxofonista Perico Sambeat, Valencia Jazz Top 7; se trata de la reunión de algunos de los líderes más influyentes de la escena jazzística valenciana, caso del ya mencionado Javier Vercher, el trompetista David Pastor, el trombonista Carlos Martín, el pianista Albert Palau, el contrabajista Ales Cesarini y el batería Miquel Asensio. Un Top 7… de diez.

El jazz regresa de nuevo al Auditorio Nacional de Música, que ha hecho de su escenario, su hogar, un espacio donde mostrar la intimidad de su energía creativa, sin límites.

Pablo Sanz

 


CNDM

Centro Nacional de Difusión Musical
C/ PRINCIPE DE VERGARA, 146 - 28002 Madrid
91 337 02 34