19:30
Outubro/20
Mar6
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Outubro/20
Sáb24
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Novembro/20
Mar3
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Novembro/20
Mar17
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Decembro/20
Mar15
19:30
Xaneiro/21
Mér13
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Febreiro/21
Xov11
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

Estrenos, recordatorios y apuestas ganadoras

Esta nueva edición de Liceo de Cámara XXI reúne estrenos absolutos con obras habituales del repertorio camerístico y con otras que, sin serlo, merecen ser mejor conocidas por esos aficionados tan especiales como son los que aman la música más íntima, esa que se reduce en su orgánico para crecer en la hondura de su mensaje. Unos aficionados tan fieles como exigentes y que por ello merecen una programación a su altura.

Primicias de esta temporada serán los encargos del CNDM a Josep Planells Schiaffino, Juan Manuel Cañizares y Mark-Anthony Turnage, es decir, a músicos de generaciones y estéticas distintas, de formación diversa y de actividad múltiple, que permiten mostrar la variedad de espacios diferentes que tiene en nuestros días la casa de la música. En todos los casos, los estrenos están contextualizados en programas que les otorgan pleno sentido, junto a obras que forman parte de ese mismo repertorio en el que las nuevas aspiran a entrar. Esa relación con el contexto se pone muy de manifiesto, por ejemplo, en el concierto que acogerá el estreno de la obra de Juan Manuel Cañizares, un quinteto para guitarra como lo es el de Boccherini que lo acompañará, con ese Fandango que nos acerca por vía distinta al otro fandango que el guitarrista tan bien conoce. Lo mismo sucede con lo que, no siendo estrenos, son presentaciones en el ciclo. Así, el quinteto El sueño de Sapur de Santiago Lanchares acompaña al op. 16 de Beethoven, mientras que el de Turnage se confronta con la poco transitada obra de cámara de Chaikovski y el de Humet se coloca, nada menos, antes de Bartók y después de Debussy. El Belcea nos acerca el Cuarteto nº 3 de Joseph Phibbs, que ellos mismos estrenaron, a la vera de Mendelssohn y Brahms. Otra gran figura del presente, Jörg Widmann, se une a un clásico contemporáneo como es Aribert Reimann, los dos con obras que juegan con la forma y con el texto, la traducción, la transcripción y, en definitiva, la tradición.

Todo lo dicho se refiere, estrictamente, a nuevas obras. Hay otras que no lo son, aunque no suelen aparecer en los programas. Hablábamos de Chaikovski, pero debiéramos recordar, asimismo, al en ocasiones tan mal entendido Elgar, a Frank Bridge, maestro de Benjamin Britten —también éste entre los convocados—, o al más presente en su aspecto sinfónico Vaughan Williams, ahora con creaciones más recogidas en su pretexto poético. Y, si de poesía se trata, ahí está Gabriel Fauré, cuya La bonne chanson, sobre poemas de Paul Verlaine, escucharemos en una nada habitual versión con acompañamiento de cámara. Otras obras del compositor francés aparecen en los programas en lo que es una llamada de atención sobre su nombre. Como sobre el de Borodin, a quien damos por amortizado demasiado a menudo. Bach, Haydn, Mozart, Mendelssohn, Schumann, Brahms, Shostakóvich o Prokófiev están también, como siempre y como debe ser, entre la nómina de los programados esta temporada. Destaquemos el caso de Prokófiev, de quien se incluye en la misma sesión sus dos sonatas para violín y piano.

Para que esto sea posible, se ha contado con una serie de magníficos músicos, muchos de ellos todavía jóvenes, pero llegados a ese grado de madurez que sabe asumir tradición y originalidad, y hasta riesgo, en sus propuestas interpretativas: así, los cuartetos Quiroga, Doric, Elias, Modigliani o Belcea. Otros atesoran una solera fuera de toda discusión, como el Emerson o el Takács. A su lado, grupos que vislumbran ya un brillante porvenir: el Trío VibrArt, el Azahar Ensemble —con el espaldarazo que supone tocar con Christian Zacharias— o los cuartetos Schumann y Gerhard. Los hay también que llaman la atención por algunos de los nombres que los integran, como el pianista Nikolái Lugansky o, en formato mayor, la violinista Isabelle Faust, ambos toda una garantía. Añadamos unos cuantos dúos de campanillas como Sheku e Isata Kanneh-Mason, Gautier Capuçon y Gabriela Montero, Renaud Capuçon y Beatrice Rana. Y las voces de Mark Padmore y Katharina Konradi. De refuerzo, Veronika y Clemens Hagen, Benjamin Grosvenor y Amihai Grosz. Irresistible.

Luis Suñén


CNDM

Centro Nacional de Difusión Musical
C/ PRINCIPE DE VERGARA, 146 - 28002 Madrid
91 337 02 34/40