Ministerio de Cultura - Gobierno de España

Temporada

Temporada 15/16

El Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) aborda una nueva temporada, la sexta desde que se creara este nuevo centro, dependiente del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), en enero de 2011, y lo hace bajo las mismas premisas artísticas que nos marcamos en el inicio de esta apasionante andadura musical. Por un lado, potenciar la creación contemporánea actual y, por otro, recuperar y difundir tanto nuestro rico y vasto patrimonio artístico como el latinoamericano, tan fuertemente ligado a nuestra cultura. En ediciones anteriores hemos recuperado del olvido 130 partituras de los siglos XI al XVIII, gracias al empeño e incansable trabajo de musicólogos, directores e intérpretes cada vez más comprometidos con nuestro patrimonio, con el objetivo de sacar a la luz un repertorio de calidad contrastada e injustamente olvidado, que ha sido recibido con entusiasmo por un público fiel y cada vez más interesado en descubrir una música que estaba oculta en los archivos de conventos, catedrales, palacios y bibliotecas tanto de nuestro país como de algunas capitales europeas, ligadas en otro tiempo al poderoso imperio hispano, y por supuesto en Latinoamérica, donde se ha recuperado en los últimos años una buena parte de nuestro patrimonio musical desaparecido tras los diferentes avatares de la Historia. La actual temporada continúa por tanto por esa senda ya transitada de recuperaciones históricas y la difusión de un “universo barroco”, repleto de sorpresas y de músicas pretéritas poco o nada conocidas del gran público.

Temporada 14/15

Continúa con paso firme su andadura el Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) en esta ya su cuarta temporada oficial desde que se creara, en enero de 2011, como una unidad propia de difusión musical dentro del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM). Su fundación tenía como firmes compromisos el recuperar y difundir nuestro rico y vasto patrimonio histórico, así como el latinoamericano, con el que tiene tantos aspectos en común; incentivar la composición actual, poniendo el acento en los compositores y la música española, además de ampliar su difusión, tanto del repertorio actual como del pasado siglo, que para buena parte del público todavía es el gran desconocido; poner en valor aquellas músicas cultas de raíz popular, tales como el flamenco y el jazz —incluso el pop y esas otras músicas de fusión— que son más atractivas para los públicos jóvenes y que tienen todo el derecho a compartir programas dentro de las temporadas “oficiales” de las salas de conciertos “clásicas”. Y por último, hacer del CNDM un centro creativo, dinámico, educativo y fundamentalmente descentralizado, que fuera capaz de vertebrar e integrar sus propuestas artísticas más allá de sus dos sedes estables de Madrid y León. Pero todos estos objetivos, irrenunciables desde la perspectiva de una institución pública de carácter estatal, implicaban necesariamente la incorporación y la complicidad de nuevos públicos que hicieran suyas estas propuestas artísticas con el fin de que el proyecto pudiera cristalizar y convertirse en una firme realidad.

Temporada 13/14

En las dos temporadas anteriores titulábamos estas mismas líneas con los epígrafes “Ampliando horizontes” en la 11/12 y“Consolidando etapas” en la 12/13. Pues bien, quizás el encabezamiento que mejor se acomode a la actual temporada sea:“Expansión y educación”. La tercera temporada del Centro Nacional de Difusión Musical culmina así una parte de los objetivos que se había propuesto en sus inicios, hace ahora poco más dedos años. En primer lugar, el firme compromiso de recuperar y difundir nuestro rico y vasto patrimonio histórico. Segundo: incentivar la composición actual y ampliar la difusión, tanto del repertorio de nuestros días como del pasado siglo. Tercero: poner en valor las músicas cultas de raíz popular, como el flamenco o el jazz –incluso el pop y esas otras músicas de fusión que tanto atraen a los jóvenes de hoy–, en el marco de las salas de conciertos “clásicas”. Y por último, hacer del CNDM un centro creativo,educativo, dinámico y, fundamentalmente, descentralizado, que fuera capaz de vertebrar y difundir sus propuestas artísticas más allá de las cuatro paredes que albergan sus sedes estables de Madrid y León con la creación de nuevos públicos.

Temporada 12/13

El Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) afronta su tercera temporada –segunda completa– en el marco de un escenario económico global complicado, que afecta de manera decisiva a todoslos sectores de la sociedad, entre ellos la cultura, y lo hace con responsabilidad y unos planteamientos estéticos abiertos, similares a los del año anterior, que pretenden impulsar la creación,la difusión y la educación musical, además de la recuperación ypuesta en valor de nuestro rico patrimonio musical. Se presentan un centenar de conciertos repartidos en catorce ciudades españo las y se participa en dos congresos internacionales, dedicados a “Cervantes y El Quijote en la música”, en la Universidad Autónoma de Madrid, y a Juan Bautista Cabanilles en la Universidad de Valencia. Por otra parte, se realizará la segunda edición de un curso de interpretación vocal barroca en León, del que se seleccionará un cantante que se presentará en concierto dentro del Festival Internacional de Órgano de la Catedral de León de ese año. Además se continúa con la magnífica experiencia del Proyecto Pedagógico, basado en la participación activa de dos grupos de niños y jóvenes, que trabajan de forma coordinada durante todo el curso académico, bajo la tutela de un compositor residente –en esta segunda edición será Marisa Manchado (1956)– y un equipo pedagógico integrado por profesionales de la OCNE, la Compañía Nacional de Danza y el CNDM, con el apoyo de la Unidad de Audiovisuales y el Laboratorio de Informática y Electrónica Musical (LIEM) del Centro de Tecnología del Espectáculo.

Temporada 11/12

El Centro Nacional de Difusión Musical, CNDM, presenta su primera temporada con ilusión y muestra sus credenciales tras el ensayo general del programa en curso. Construida sobre la base de tres pilares: la música actual o contemporánea, la pretérita o antigua y las músicas cultas de raíz popular –tales como el flamenco o el jazz–, el nuevo centro público propone una ambiciosa programación con 117 conciertos, un simposio internacional sobre la vida y obra de Tomás Luis de Victoria y dos cursos de interpretación musical en León. El programa se ha forjado a partir de unos planteamientos estéticos muy abiertos, con el fin de impulsar la creación, la educación y la difusión musical de manera decidida, eficaz y descentralizada, respectivamente. Entre las novedades que hay que destacar, figura en primer lugar la creación de un ‘Proyecto Pedagógico’, basado en la participación activa de un grupo de niños y jóvenes de las enseñanzas primaria y secundaria que trabajarán de manera coordinada durante todo el curso bajo la tutela de un compositor residente. En este primer año de andadura contamos con el entusiasmo y la experiencia del músico madrileño David del Puerto (1964). El proyecto estará coordinado por un equipo pedagógico impulsado de manera conjunta por los equipos de la Orquesta y Coro Nacionales de España y el CNDM.

Temporada 11

El Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), unidad del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), recogió las actividades que antes englobaban el Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC), el Centro Nacional de las Músicas Históricas de León y la programación propia del Auditorio Nacional de Música, configurando una propuesta general que desarrolla y amplía esos límites sonoros. Su programación inaugural, para el primer semestre de 2011, estuvo compuesta por 30 conciertos y 3 seminarios, articulados bajo cuatro ciclos: UNIVERSO BARROCO, comprende seis programas con los grupos y solistas más destacados del momento dedicados a la música del siglo XV al XVIII; SERIES 20/21, conjunto de quince conciertos dedicados a la música de nuestro tiempo en el Auditorio 400 del Museo Reina Sofía, continuando la línea abierta por el CDMC, y la Sala de Cámara del Auditorio Nacional de Música; con una cita mensual de febrero a mayo, cuatro conciertos en total, volvió a la Sala de Cámara el ciclo ANDALUCÍA FLAMENCA, coproducido con la Agencia Andaluza del Flamenco. Por último, pero no menos importante, el IV CICLO DE MÚSICAS HISTÓRICAS DE LEÓN, que estuvo compuesto por cuatro conciertos y tres seminarios, se desarrollaron en los mismos recintos de las ediciones anteriores: el Auditorio Ciudad de León, la Catedral de León y el Parador de San Marcos, en coproducción con la Sociedad Española de Musicología (Sedem), el Ayuntamiento de León y el Cabildo de la Santa Iglesia Catedral de León. En esta edición la pieza clave sobre la que giró su programación fue el Antifonario de León, con actuaciones dedicadas a su entorno musical hispánico, un Simposio Internacional (“El Antifonario de León y el Canto Visigótico Mozárabe en su entorno musical y litúrgico”), con la presentación en su clausura de un facsímil del propio Antifonario. Además de estas actividades, el CNDM recogió el testigo organizativo del II Concurso Internacional de Composición Auditorio Nacional-Fundación BBVA, cuyo concierto final y entrega de premios en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional tuvo lugar el sábado 8 de enero de 2011, a cargo de la Orquesta Nacional de España dirigida por José Luis Temes.