Ministerio de Cultura - Gobierno de España

El Centro Nacional de Difusión Musical vuelve a colaborar con el Festival Internacional de Música Sacra de Bogotá coproduciendo 4 conciertos y 4 clases magistrales, del 20 al 24 de septiembre, dentro de su séptima edición.

El hilo conductor de esta colaboración internacional son las “músicas de ida y vuelta” (músicas coloniales de los siglos XVI al XVIII) y permite que grandes intérpretes españoles de música histórica visiten este importante festival centrado en la música religiosa. Esta es la primera vez que todos los conciertos del festival serán con acceso libre hasta completar el aforo.

El Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), unidad del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), arranca su coproducción dentro del VII Festival Internacional de Música Sacra de Bogotá. Esta alianza permite, a través del intercambio cultural, promover la difusión de la música antigua de España en Colombia y la apropiación del público local de nuevas formas de abordar la cultura. Para la presente edición se han seleccionado tres grandes agrupaciones españolas que participarán con conciertos y clases magistrales: Schola Antiqua, dirigidos por Juan Carlos Asensio mostrarán El canto llano y canto mixto en España y en el Reino de Nueva Granada en los ss. XVI-XVIII, los conjuntos Vandalia y Ars Atlántica interpretarán su programa Symbolo indiano y Vandalia junto con Schola Antiqua recrearán la Missa de Beata Virgine de Francisco Guerrero. A ellos se une el concierto de la soprano Rocío de Frutos y el arpista Manuel Vilas dedicado a obras vocales de autores coetáneos al pintor Bartolomé Esteban Murillo.

Antonio Moral, director del CNDM, indica que el interés en mantener esta alianza estriba en que: “Para nosotros, que vivimos en un país con tantos puntos en común con Colombia, es muy importante acudir a un certamen de esta naturaleza (un espacio de reflexión y espiritualidad a través de la música), con el fin de reivindicar y recrear un espacio de convivencia entre las culturas entrelazadas de los dos continentes: Europa y América. Un espacio cultural común que se creó de forma natural gracias a aquellas “músicas de ida y vuelta” que durante más de cuatro siglos estuvieron tan presentes- y lo siguen estando- a ambos lados del Atlántico, creando así un lenguaje musical, primero mestizo y propio después, que ha trascendido con el paso del tiempo, a pesar de los muchos avatares sociopolíticos y económicos que se han vivido”. Según Marianna Piotrowska, directora del festival: “Este festival es una invitación a todas las personas a conocer nuevas culturas, a compartir, comprender y aprender respetando las diferencias. Serán cuatro semanas de espiritualidad, reflexión, unión en la diversidad, en donde los artistas se reunirán para transmitir mensajes de paz a través de las músicas sagradas del mundo”.

Música y espiritualidad

Con la “Armonia” como eje central, esta séptima edición del Festival Internacional de Música Sacra de Bogotá mantiene su carácter multirreligioso, único en Latinoamérica, destinado a divulgar las diferentes tradiciones culturales a través de las músicas sagradas del mundo, abarcando todas las épocas, desde la música clásica a la tradicional, con el objetivo de promover así el diálogo, el respeto a la diversidad cultural y de creencias, cultura de paz y la integración social. Del 13 al 30 de septiembre más de 600 artistas protagonizarán 45 conciertos, conferencias, charlas y clases magistrales para 30.000 personas en 26 emblemáticos escenarios de la capital colombiana, todas ellas gratuitas.

Hoy jueves 20 de septiembre se inicia la participación española con el dúo formado por la soprano Rocío de Frutos y el arpista Manuel Vilas y un programa centrado en obras vocales de autores coetáneos al pintor Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682), todas pertenecientes a uno de los géneros musicales más característicos de su época, el de los llamados “tonos”, obras para una voz y acompañamiento instrumental. Mañana, viernes 21, los conjuntos Vandalia y Ars Atlántica indagarán en uno de los tesoros por desenterrar, la música practicada en el Nuevo Mundo. La etapa colonial de las Américas se alimentó, sobre todo al principio, de lo recibido de Europa, como la gran polifonía de Guerrero o Morales pero pronto produjo compositores con un estilo de sello muy particular y fascinantes mezclas culturales como la del canto gregoriano y el idioma quechua, todo ello representado en esta velada musical. Los dos últimos conciertos, ya dentro del fin de semana, tendrán al maestro Juan Carlos Asensio y a su conjunto vocal Schola Antiqua como protagonistas: en el primero, el sábado 23, titulado El canto llano y canto mixto en España y en el Reino de Nueva Granada en los ss. XVI-XVIII se escuchará un pequeño panorama del canto llano hispano y colonial como genuina expresión del canto propio de la Iglesia Romana. En el último concierto, el domingo 24 de septiembre, a Schola Antiqua se unirá el conjunto Vandalia para interpretar Liturgia marial en la Catedral de la Nueva Granada, reconstrucción de la Missa de Beata Virgine de Francisco Guerrero con canto llano del archivo de la Catedral de Bogotá. Para completar la presencia de estos intérpretes dentro del festival, Rocío de Frutos, Juan Carlos Asensio y  Manuel Vilas impartirán clases magistrales de Canto Barroco, Canto Gregoriano, Arpa en la música antigua y Polifonía sacra.

Información adicional en: http://www.festivalmusicasacra.org/