Octubre 2019

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
CNDM 19|20
19:30
Octubre/19
Jue17

Paul Agnew, tenor y director

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:00
Octubre/19
Dom27

Luis Antonio González, director

Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid

19:30
Octubre/19
Mié30

Daniel Pinteño, director | Carlos Mena, contratenor

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:30
Noviembre/19
Mié20

Raquel Andueza, soprano

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:30
Noviembre/19
Vie29

Lionel Meunier, director

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:00
Diciembre/19
Dom15

William Christie y Paul Agnew, directores

Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid

19:00
Diciembre/19
Dom22

Christoph Prégardien, director

Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid

19:30
Enero/20
Mar14

Javier Ulises Illán, director | Alicia Amo, soprano | Filippo Mineccia, contratenor

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

18:00
Enero/20
Dom26

Francesco Corti, director

Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid

19:30
Enero/20
Jue30

Dorothee Oberlinger, flauta de pico y dirección | Anna Prohaska, soprano | Dmitry Sinkovsky, concertino y contratenor

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:30
Febrero/20
Jue13

Paul Agnew, tenor y director

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

Bernhard Forck, director | Isabelle Faust, violín | Xenia Löffler, oboe

Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid

19:30
Marzo/20
Jue12

Eduardo López Banzo, director

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:00
Marzo/20
Dom22

Fabio Biondi, director

Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid

19:30
Marzo/20
Jue26

Robert King, director | Sophie Junker, soprano | Marianne Beate Kielland, mezzosoprano

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:30
Abril/20
Vie3

Emilio Moreno, director

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

Lionel Meunier, director | Raphael Höhn, tenor (Evangelista)

Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid

Andrés Gabetta, violín solo y dirección

Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid

19:30
Mayo/20
Jue7

Sophie Gent, violín | Cecilia Bernardini, violín | Simone Jandl, viola | Jonathan Manson, violonchelo | James Munro, contrabajo

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:30
Mayo/20
Jue21

Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

19:30
Octubre/19
Jue17
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:00
Octubre/19
Dom27
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
19:30
Octubre/19
Mié30
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Noviembre/19
Mié20
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Noviembre/19
Vie29
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:00
Diciembre/19
Dom15
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
19:00
Diciembre/19
Dom22
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
19:30
Enero/20
Mar14
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
18:00
Enero/20
Dom26
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
19:30
Enero/20
Jue30
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Febrero/20
Jue13
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Marzo/20
Lun2
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
19:30
Marzo/20
Jue12
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:00
Marzo/20
Dom22
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
19:30
Marzo/20
Jue26
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Abril/20
Vie3
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
18:00
Abril/20
Dom5
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
19:30
Abril/20
Mar7
Auditorio Nacional (Sinfónica) | Madrid
19:30
Mayo/20
Jue7
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid
19:30
Mayo/20
Jue21
Auditorio Nacional (Cámara) | Madrid

SALA SINFÓNICA

Entre Bach y el teatro

A principios del siglo XVIII, los compositores europeos tenían preferentemente dos salidas para sus carreras profesionales: la primera, encontrar acomodo en una capilla (o institución similar) vinculada al poder político o religioso; la segunda, trabajar en el mucho más incierto, excitante y arriesgado mundo de los teatros de ópera, un género a la moda, pero que nunca fue verdaderamente rentable más que para unas decenas de virtuosos del canto. Una tercera opción era combinar ambas actividades, y fueron muchos los que alternaron o simultanearon, en efecto, las dos ocupaciones. No así Bach. Quiere el tópico ver en él al luterano fervoroso nacido para la música religiosa, aunque en realidad Bach fue un músico eminentemente práctico, que se adaptó siempre a las circunstancias y posibilidades de sus sucesivos puestos de trabajo.

Entre 1717 y 1723 estuvo, por ejemplo, al servicio del príncipe Leopold de Anhalt-Cöthen. La Corte, calvinista, no precisaba de música religiosa, y Bach se volcó en la composición de música instrumental. Es de este periodo del que provienen la mayor parte de sus más célebres obras instrumentales: las sonatas y partitas para violín solo, las suites para violonchelo, el primer volumen de El clave bien temperado, los conciertos de Brandemburgo, las suites orquestales y un número desconocido de otros conciertos, la mayoría perdidos, aunque de algunos han quedado versiones que Bach hizo en los años treinta, durante el tiempo en que fue director del Collegium Musicum de Leipzig.

El único concierto con música exclusivamente instrumental del ciclo de la Sala Sinfónica de Universo Barroco está dedicado justo a este repertorio. Lo traerán grandes intérpretes alemanes: la Akademie für Alte Musik Berlin (o Akamus, el acrónimo por el que el grupo empieza a ser más conocido) y la violinista Isabelle Faust. En el programa, una de las obras que se ha conservado en su versión original de los años de Cöthen, el Concierto para dos violines, convivirá con tres reconstrucciones realizadas a partir de las versiones para clave en que supuestamente los originales, quizás violinísticos, derivaron.

Pero Bach es también, por supuesto, el autor de música religiosa conmovedora. Dos de sus obras más difundidas pasarán por la programación de Universo Barroco. En diciembre, cuatro de las seis cantatas del Oratorio de Navidad serán interpretadas por máximos especialistas en el compositor, las voces del Collegium Vocale de Gante, que vendrá esta vez dirigido por el tenor Christoph Prégardien. La obra fue escrita por Bach para ser interpretada en las iglesias de Leipzig durante la Navidad de 1734 y es de naturaleza paródica, es decir, está recompuesta a partir de música anterior, en concreto, varias cantatas profanas de aquellos años y alguna otra religiosa perdida. En abril, una de las creaciones supremas de la cultura occidental, la Pasión según san Mateo, estrenada el Viernes Santo de 1727 en Leipzig, y que llegará esta vez gracias a la conjunción de dos de los más formidables conjuntos europeos del momento, los Barrocos de Friburgo y el conjunto vocal Vox Luminis.

Y de Bach al universo operístico con cinco citas del máximo interés. Dos son haendelianas y se oirán en versiones de conjuntos italianos. Los dos son, en cualquier caso, proyectos muy distintos: por un lado, una de las grandes óperas del Haendel maduro, Orlando, su primera incursión en el terreno de la épica caballeresca de Ariosto, obra de una singular flexibilidad discursiva estrenada en enero de 1733 en el londinense Teatro del Rey de Haymarket; por el otro, Silla, un proyecto de sus primeros años en la capital británica, escrito para un aristócrata, seguramente, en la primavera de 1713, pero de cuyo estreno no hay constancia. Conjuntos de primerísimo nivel (Il Pomo d’Oro y Europa Galante, respectivamente) se ocuparán de presentar las obras con elencos que acogen a algunas de las grandes voces barrocas de hoy (Cenčić, Galou, Rial, Pisaroni, Prina, Genaux o Invernizzi).

Más ópera, aunque en selecciones, es la que traerá Les Arts Florissants, el mítico conjunto dirigido por William Christie, que cumple cuarenta años y en su gira de homenaje vendrá con algunos de los compositores más emblemáticos de su trayectoria: también Haendel y, a su lado, Purcell, Rameau y, por supuesto, Charpentier, ya que es el título de una pequeña ópera de cámara de este compositor el que da nombre al grupo.

En la apertura del ciclo, Los Músicos de Su Alteza de Luis Antonio González ofrecen un rescate patrimonial de primer orden, Coronis, una de las óperas más importantes y ambiciosas de la primera década del siglo XVIII, atribuida a Sebastián Durón. Y como concierto extraordinario de cierre, la gran mezzo romana Cecilia Bartoli se paseará, junto a un conjunto dirigido por el violinista argentino Andrés Gabetta, por un repertorio que conoce bien: las arias de ópera de Vivaldi, que serán contextualizadas con los conciertos de Las cuatro estaciones.

SALA DE CÁMARA

Memoria y patrimonio

Los doce conciertos de Universo Barroco que pasarán por la Sala de Cámara del Auditorio Nacional comparten el interés por la puesta al día de un repertorio, en la mayor parte de los casos, poco habitual; en algunos, sencillamente olvidado. La apuesta se equilibra entre conjuntos españoles y extranjeros. Los españoles miran en especial hacia el patrimonio propio (pero no sólo) y resultan más audaces en sus propuestas de recuperación; los extranjeros recurren a un repertorio acaso más convencional, aunque no dejan de profundizar en líneas no demasiado populares.

Es el caso de Les Arts Florissants que, en su formación madrigalística, dirigida por Paul Agnew, continuará este curso con la exploración de los libros de madrigales de Carlo Gesualdo que iniciara el año pasado con los dos primeros. Esta temporada toca a los libros III y IV, publicados en Ferrara en 1595 y 1596 respectivamente y que empiezan a acercar ya la imagen del compositor a la del músico vanguardista y atrevido que más se ha difundido de él. Como el año anterior, las obras del autor napolitano se ofrecen en dos sesiones, contextualizadas con las de algunos de sus más ilustres contemporáneos.

Los otros cuatro conciertos de grupos foráneos penetran decididamente en el mundo del Barroco. Al frente de su King’s Consort, Robert King afronta repertorio francés, no muy frecuente en su carrera: junto a música instrumental de Jean de Sainte-Colombe y su más ilustre alumno, Marin Marais, habrá ocasión de escuchar las exquisitas Lecciones de tinieblas de François Couperin y un par más de muestras de su poco difundida música sacra. Lionel Meunier presenta a su Vox Luminis con un programa también del XVII, en este caso, un monográfico dedicado al gran maestro organista del norte de Alemania, Dietrich Buxtehude, de quien se recreará una de sus célebres Abendmusiken, sesiones vespertinas que se celebraban en la iglesia de Santa María de Lübeck y en las que se mezclaban obras instrumentales y sacras, tanto latinas como alemanas.

Otro monográfico será el que afronte el gran clavecinista y pianista sudafricano Kristian Bezuidenhout, que, con acompañamiento camerístico, se sumergirá en el mundo clavecinístico de Bach. Diferente el planteamiento del Ensemble 1700, que creara y dirige la flautista Dorothee Oberlinger, y que con la participación estelar de la soprano Anna Prohaska plantea un programa temático en torno a la noche, que discurre por varios siglos (incluido el XX, pues se oirá una obra de John Cage) y media Europa, de la Cremona de Merula al Londres de Purcell, del Salzburgo de Biber a la Roma de Haendel, de la Utrecht de Van Eyck a la Venecia de Vivaldi.

Salvo el conjunto L’Apothéose, que se atreve con un programa instrumental dedicado a Haendel, un compositor con el que triunfó por diversos concursos internacionales, los grupos españoles presentarán repertorios de músicos nacionales o muy vinculados a España. Es el caso del violinista napolitano Ignacio de Jerusalem, que trabajó en Cádiz y en México, tanto en el ámbito teatral como en el de las capillas catedralicias, y cuyas obras ofrecerá el conjunto Nereydas.

De Jerusalem se conmemora en 2019 el 250 aniversario de su muerte, y de José de Torres en 2020, posiblemente, el 350 de su nacimiento (hay dudas, pero parece que nació en 1670). Aunque menos conocido que su coetáneo Sebastián Durón, Torres es uno de los músicos más importantes de todo el Barroco español. Fue primero organista y luego maestro de la Capilla Real durante los últimos veinte años de su vida, tiempo en que conoció el ascenso de la influencia de la música y los músicos italianos en la Corte. Además, Torres fue el creador en 1699 de la Imprenta de Música, esencial mecanismo de difusión y formación para la España de su tiempo. Concerto 1700, el joven conjunto que fundara hace menos de un lustro el violinista Daniel Pinteño, acompañará al contratenor Carlos Mena en un recorrido por cantatas inéditas para alto de Torres, que completará con piezas instrumentales de Bononcini. Por su parte, Eduardo López Banzo, pionero en el redescubrimiento del compositor, hará, al frente de su Al Ayre Español, un recorrido por villancicos de Torres conservados en archivos americanos, que contextualizará con otro grande del Barroco español, el navarro Juan Francés de Iribarren, especialmente conocido por su largo magisterio al frente de la capilla de la catedral de Málaga.

Emilio Moreno presentó hace unos años un programa (incluida grabación referencial) con las Sonatas, op. 1, de Francisco José de Castro, un jesuita sevillano que trabajó en Brescia. Ahora viene con una colección de conciertos publicada como op. 4 y que le es atribuida. Finalmente, también Raquel Andueza y su Galanía salen en busca de tesoros perdidos, en este caso, recorriendo, con ayuda del musicólogo Álvaro Torrente, el universo de la danza del siglo XVII. Cantar, bailar, magnífica forma de celebrar memoria, vida y patrimonio compartidos.

Pablo J. Vayón


CNDM

Centro Nacional de Difusión Musical
C/ PRINCIPE DE VERGARA, 146 - 28002 Madrid
91 337 02 34/40