Ministerio de Cultura - Gobierno de España
Venta de nuevos abonos: del 7 de julio al 9 de septiembre 2017
 
Venta de localidades (SALA SINFÓNICA):
desde el 11 de julio 2017
Venta de localidades (SALA DE CÁMARA):
desde el 12 de septiembre 2017
 
SALA SINFÓNICA
 
De Monteverdi a Haendel, los nueve conciertos que conforman esta temporada el Universo Barroco en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional van de un extremo al otro del período Barroco, atendiendo fundamentalmente a dos sectores básicos del repertorio, el de la música sacra monteverdiana y el de la ópera, especialmente la del siglo XVIII, y muy singularmente, la haendeliana. Entre medias hay espacio para otras voces y otros ámbitos que redondean un ciclo de altísimas expectativas.
 
En el curso 16/17, el Balthasar-Neumann-Chor & Ensemble inició, bajo la dirección del granadino Pablo Heras-Casado, una integral de la Selva morale e spirituale de Monteverdi que culmina esta temporada con un par de conciertos, inaugurando el ciclo en las dos salas del Auditorio. Editada a principios de la década de 1640, la Selva suponía una especie de resumen de treinta años de Monteverdi como Maestro de capilla de San Marcos de Venecia, un tiempo en que el estilo concertante se asentó tanto en la producción sacra como en la profana. El conjunto alemán, fundado en su día por Thomas Hengelbrock, ofrecerá además un segundo concierto en este ciclo, esta vez de la mano de su propio creador, que dirigirá la otra gran recopilación de música sacra del músico cremonés, las Vísperas de la Virgen, que editó en 1610 y dedicó al papa Pablo V con la esperanza de obtener algún puesto en la capilla papal. Obra magistral de transición entre dos mundos, Monteverdi mostraba con esta colección las posibilidades de las nuevas formas barrocas en las iglesias.
 
Haendel es el otro gran protagonista de esta serie de conciertos. Dos de sus óperas se incluyen en él: Rinaldo, el primer trabajo que el compositor compuso y estrenó en Londres a principios de 1711, cuando apenas llevaba un par de meses en la ciudad, adonde llegó poco después de un largo viaje de cuatro años por Italia; y Radamisto, que fue estrenada en 1720 y supuso su primera colaboración como compositor para la Royal Academy of Music, institución recién fundada y de la que había sido nombrado director en noviembre del año anterior. Dos extraordinarios conjuntos europeos, The English Concert y Wiener Akademie, y primeras voces del circuito internacional (Iestyn Davies, Luca Pisaroni, Carlos Mena, Patricia Bardon, Florian Boesch, Sophie Karthäuser…) harán posible este doble acercamiento a la ópera de Haendel.
 
Pero la figura del compositor de Halle estará presente también en el monográfi co orquestal que le dedica otro de los grandes conjuntos ingleses de las últimas décadas, The King’s Consort, que se acercará a dos obras en las que son auténticos especialistas, la Música acuática, de cuyo estreno se cumplen 300 años en 2017, y la Música para los reales fuegos artificiales, piezas presentes en su repertorio desde sus primeros años de existencia, allá por los años 80 del siglo pasado. No termina ahí la dieta haendeliana, pues la Orquesta Barroca de Sevilla propiciará, con el concurso de la batuta siempre fulgurante del maestro suizo Diego Fasolis, el encuentro entre dos de las más grandes divas del barroco actual, las mezzos Ann Hallenberg y Vivica Genaux, que se enfrentarán en un duelo que promete emociones fuertes, con Haendel y Vivaldi como grandes invitados.
 
Otra eximia mezzosoprano, la checa Magdalena Kožená cantará acompañada por Le Concert d’Astrée, de la clavecinista y directora francesa Emmanuelle Haïm, un programa de ópera francesa de los siglos XVII (Charpentier) y XVIII (Rameau). Entre estos dos siglos se situará también William Christie, que visita el ciclo con sus incombustibles Les Arts Florissants y la última edición (la octava) de su Le Jardin des Voix, la academia para jóvenes voces que organiza cada dos años, y que esta vez ha seleccionado a seis cantantes, entre los que se cuenta un español, el barítono barcelonés Josep-Ramon Olivé. El programa, aunque aún no del todo defi nido, estará dedicado al repertorio inglés.
 
Entre tanto fasto barroco, habrá también tiempo para el recuerdo a una realidad dolorosa, la de las rutas de la esclavitud entre los siglos XV y XIX, a cuyas músicas Jordi Savall ha dedicado uno de sus últimos trabajos discográficos, que traerá al ciclo acompañado por sus míticos conjuntos de La Capella Reial de Catalunya y Hespèrion XXI, además de por un grupo americano con el que mantiene una importante línea de colaboración desde hace años, el Tembembe Ensamble Continuo, del trío africano 3MA y de diversos solistas de Brasil, Colombia, México, Malí, Marruecos y Madagascar.
 
SALA DE CÁMARA
 
El proyecto que el Universo Barroco dedica a celebrar el 450 aniversario del nacimiento de Claudio Monteverdi lleva por título #Monteverdi4.5.0 y se desarrollará especialmente en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional, con muchos de los programas del ciclo a él dedicados. Será un repaso por distintas partes de la producción del compositor y del entorno musical de su tiempo que ofrecerán conjuntos y solistas nacionales e internacionales de primerísimo nivel.

De las tres sesiones en que el Balthasar-Neumann-Chor & Ensemble dirigido por Pablo Heras-Casado dividió la integral de la Selva morale e spirituale de Monteverdi, la primera tuvo lugar el curso pasado, la última inaugura este mismo año el ciclo en la Sala Sinfónica y la del centro será la que abra justo el ciclo de la Sala de Cámara. Hablar de la Selva es hacerlo de la mejor música religiosa que el compositor compuso durante sus treinta años como Maestro de capilla de San Marcos de Venecia, seleccionada personalmente para su edición. No hay ni un compás de ganga en sus pentagramas. Pero no se puede pretender homenajear a Monteverdi y olvidarse de sus madrigales. Por eso, uno de los grupos más alabados del mundo en este terreno, el Concerto Italiano de Rinaldo Alessandrini, hará un recorrido por toda la carrera madrigalística del músico. No se olvida del mundo del madrigal, pero toca también terreno sacro y se extiende a otros compositores de su entorno, con el recital que ofrecerán los conjuntos madrileños Musica Ficta y Ensemble Fontegara, bajo la dirección de su fundador, Raúl Mallavibarrena.
 
Tres grandes cantantes italianas son las protagonistas de los otros tres recitales monteverdianos del ciclo: Anna Caterina Antonacci y Sara Mingardo harán sendos programas junto al conjunto asturiano Forma Antiqva, que dirige Aarón Zapico, quien ha planteado sus recitales como un par de viajes en formato operístico (con su estructura teatral incluida) en torno a la personalidad de cada una de las cantantes (y por supuesto, de Monteverdi y su mundo). Finalmente, Roberta Invernizzi llegará acompañada por un trío de solistas de bajo continuo para sumergirse en el mundo del cremonés y su entorno, de Caccini a Frescobaldi o Kapsberger. Hay vida más allá de Monteverdi, también en torno a otras efemérides, como los 250 años de la muerte de Georg Philipp Telemann, que celebrará nada menos que Il Giardino Armonico con un programa de conciertos, suites y sonatas. La música instrumental del Barroco tardío llegará también, un año más, de la mano de Fabio Biondi y su Europa Galante, que dejarán una muestra más del inconfundible estilo de Vivaldi en el terreno concertístico. Este año, nos acercarán además a su exquisita música religiosa, con el Stabat Mater, una de sus obras más difundidas, y uno de sus virtuosísticos motetes. Les pondrá voz la contralto Marina di Liso.

Otros grandes maestros del tardobarroco tendrán también su espacio: Haendel, a través del recital que el prestigioso contratenor argentino Franco Fagioli hará con el grupo Il Pomo D’Oro en torno a arias de ópera; y Bach, en el programa instrumental que la Orquesta Barroca de Helsinki ofrecerá con su titular Aapo Häkkinen y el clavecinista francés Pierre Hantaï de solista. También habrá trazas de Bach en un programa intenso que ofrecerá uno de los conjuntos más brillantes de los aparecidos en los últimos años en la música antigua europea, Vox Luminis, que viajará desde Heinrich Schütz hasta la música del Cantor, pasando por algunos de sus más ilustres antepasados. Será un acercamiento a los 500 años de Reforma luterana que se conmemoran también en 2017.

Tres grupos españoles completan la nómina de participantes del ciclo. Encabezado por sus dos fundadores, la soprano Alicia Amo y el violinista Andoni Mercero, Musica Boscareccia hará música vocal e instrumental de Domenico Scarlatti y Francesco Corselli, dos italianos que coincidieran en la corte española de Fernando VI. La Orquesta Barroca de la Universidad de Salamanca, con Enrico Onofri como concertino y director y la soprano María Espada de solista, se paseará por música infrecuente del XVIII, atendiendo entre otros a la figura de Juan Martín Ramos, maestro de capilla de la catedral salmantina. Finalmente, Jordi Savall y algunos de sus más insignes colaboradores de siempre (Coin, Behringer, Lislevand) recrearán la banda sonora que el violista catalán preparó con música de Marais y otros maestros franceses de su tiempo para la ya mítica Todas las mañanas del mundo, película de Alain Corneau que ha cumplido ya un cuarto de siglo de vida.

Pablo J. Vayón