Ministerio de Cultura - Gobierno de España

JOYAS PALENTINAS

Palencia parece olvidada, es discreta, pero atesora espacios y maravillas dignas de ser no solo apreciadas y reconocidas, sino revalorizadas en todo su esplendor. No tenemos más que asomarnos a sus calles y a su patrimonio, a su historia y a los hechos que la hicieron grande. Así lo prueban las recientes hipótesis que en relación a la liturgia concuerdan con el esplendor de sus monumentos: quizás fue allí donde antes que en otros lugares de Castilla se estableció el rito romano-franco en 1076 –y con él el canto gregoriano– incluso cuatro años antes de que se celebrara el tan poco documentado Concilio de Burgos que abolía la liturgia hispano-visigótica, favoreciendo la que venía de allende los Pirineos. Algunos de los manuscritos que hoy se custodian en los archivos de emblemáticas catedrales –a las que la bella desconocida, como se conoce a la catedral palentina, nada tiene que envidiar– quizás procedan de su primitivo fondo y los avatares del destino hayan jugado su papel de recolocación de algunos de sus fondos litúrgicos en otros lugares. Así, León y Toledo custodian en los plúteos de sus bibliotecas capitulares varios códices con la liturgia y el canto propio del patrón de la ciudad, San Antolín, cuya celebración de raigambre europea, fuertemente enraizada en la Aquitania que serviría de transmisora del rito gregoriano a la Península, tuvo un esplendor de gran celebración en la seo palentina. De estos libros se ha servido Schola Antiqua para presentarnos otra de sus primicias: una reconstrucción del Oficio de San Antolín que aparece en estas joyas de nuestros archivos y que con toda probabilidad otrora pertenecieron a la catedral cuya cripta está dedicada al santo.

Las paraliturgias tendrán también cabida con Aquel Trovar y las Cantigas de Santa María, que no necesitan presentación, así como con Alia Musica y Vox Feminae en un concierto que recupera piezas transmitidas exclusivamente en el manuscrito de la Escuela de Notre Dame y en el Códice de Las Huelgas. Llegaremos al temprano Renacimiento con Angelicata Consort y músicas de la Iberia renacentista con un largo periplo que nos llevará hasta principios del s. XVII. Y seremos testigos de una libre reconstrucción litúrgica de alto rango que aunará a los cantores de la Capella Prolationum, los ministriles de La Danserye y los cantollanistas de Schola Antiqua en un homenaje a Carlos V partiendo de una de sus piezas favoritas, Mille regretz de Josquin, parafraseada por Cristóbal de Morales e interpolada con fanfarrias, cantos llanos apropiados y partes del Ordinarium Missae procedentes de otros compositores pero siempre relacionados con el emperador.

Palencia y su provincia albergan algunos de los mejores órganos ibéricos, para los que Andrés Cea, Juan de la Rubia y Daniel Oyarzabal han preparado una selección de piezas que extraerán el máximo partido de los registros de Baltanás, Ampudia y Paredes de Nava. Tientos de Cabanilles, Correa y Bruna se podrán oír de las manos de Andrés Cea. Por su parte Juan de la Rubia presentará junto a algunos tientos otras obras ligadas al mundo de la danza, pavanas y españoletas, y una de las especialidades de este joven maestro del órgano, la improvisación, alguna de ellas sobre las letanías o imitando un tiento de falsas. Y no menos atractivo se presenta el programa de Daniel Oyarzábal aprovechando el 250 aniversario de la muerte de uno de los principales compositores del s. XVIII hispano: José de Nebra. Una selección de sus obras orgánicas –entre ellas el Fandango de España– junto a varios tientos de Correa de Arauxo y de Aguilera de Heredia con su famosa Ensalada de octavo tono.

En resumen, un primer Festival Internacional de Música Medieval y Renacentista Española con Palencia y su provincia como sedes, que albergarán una selección de músicas que cubren más de 700 años de esplendoroso pasado sonoro, hecho posible gracias al CNDM y a la Diputación de Palencia. Monodias, primitivas polifonías, elaboradas texturas vocales e instrumentales del Renacimiento y excelsas músicas de órganos ibéricos serán sus protagonistas.

Juan Carlos Asensio