Ministerio de Cultura - Gobierno de España

Venta de localidades: desde el 10 de marzo 2017

LUMINOSA PRIMAVERA

Son ya cuatro años del ciclo Primavera Barroca, que poco a poco ha ido creciendo en ambición artística. Se ha tratado en este tiempo de poner a disposición del público asturiano una programación que va más allá de la oferta habitual del Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo. Se ha insistido además, de forma decidida, en la recuperación del patrimonio hispano, en lo que, a mi juicio, es un acierto total de la programación general que impulsa el CNDM. Un trabajo continuo y minucioso que ha permitido sacar a la luz obras que merecen mayor protagonismo en la estructura cultural diaria de nuestros ciclos de conciertos. 

Este año la Primavera Barroca sigue creciendo y lo hace con la habitual mixtura de profesionales españoles e invitados de otras nacionalidades hasta configurar un discurso creativo que enlaza perfectamente con el espíritu barroco de la interconexión de escuelas, de influencias que atraviesan países hasta configurar una identidad europea en la que los préstamos suponen ya un estilo superpuesto que acaba por definir una manera de entender la cultura abierta e integrada, sin barreras, pero no por ello carente de personalidad. La vivacidad y el entusiasmo que hoy despierta el ámbito barroco quizá tenga que ver con esa capacidad de integración que a la vez proporciona al intérprete un grado de libertad creativa y que no se da tanto en periodos posteriores. Es, en este sentido, una mirada de ida y vuelta que integra las emociones en un viaje sin fronteras, que no admite en ningún momento compartimentos estancos.

La Accademia del Piacere se ha convertido en una de las referencias interpretativas de la música antigua en nuestro país. De la mano de Fahmi Alqhai, han hecho del repertorio del Renacimiento y del Barroco una de sus señas de identidad clave. A Oviedo llegará contando como solista con la soprano Nuria Rial, y lo hará con un programa centrado en el tercer centenario de la muerte del compositor Sebastián Durón, de quien Alqhai ha reconstruido la Sinfonía de la comedia Muerte en Amor es la Ausencia. Junto a las obras de Durón se ofrecerán otras de Alessandro Scarlatti, Bononcini o Castellanos. Durón es uno de los grandes autores de música escénica de su tiempo y eso se deja ver en la espectacularidad de sus pasajes vocales.

Una importante recuperación histórica, el Oratorio a Santa Bárbara de José Lidón –un manuscrito conservado en la Biblioteca Real de Madrid, procedente de los fondos musicales de la corte española– es la ambiciosa propuesta de la Acadèmia 1750 dirigida por el asturiano Aarón Zapico. Cuatro solistas participarán en la recuperación: Eugenia Boix, Marta Infante, Carlos Mena y Víctor Cruz. Paseo por la Real Capilla es el título del concierto de Musica Boscareccia que dirige Andoni Mercero y en el que participa la soprano Alicia Amo. En el entorno de la Capilla Real encontramos autores como Francisco Corselli, Gaetano Brunetti, José de Nebra o José de Torres, uno de los nombres del periodo que ahora, por fin, se está recuperando con mayor ahínco.

Decir que Bejun Mehta es uno de los más importantes cantantes de nuestro tiempo es una obviedad. El contratenor estadounidense actuará por primera vez en Oviedo y lo hará dirigido por David Bates y con La Nuova Musica como acompañantes. Para su presentación en la capital de Asturias interpretará obras de J.S. Bach, J.C. Bach y G.F. Haendel, entre otros. Si hay un compositor que define el barroco italiano, en concreto desde el corazón del núcleo veneciano, uno de los más potentes en ese periodo, es sin lugar a dudas Antonio Vivaldi. Sus conciertos, sus óperas, su obra sacra, son un paradigma que ha cruzado el tiempo y sigue emocionando a las audiencias de todo el mundo. En la interpretación de su música hoy en día la personalidad de Fabio Biondi y su vigorosa agrupación Europa Galante son referencia inexcusable. Aquí llegarán con Los conciertos del adiós, una nutrida selección de su último periodo creativo.

Del Viejo al Nuevo Mundo, de Oriente a Occidente, ese es el sugerente viaje que nos propone Jordi Savall, con Hespèrion XXI, Ferran Savall a la tiorba y voz y David Mayoral a la percusión. Ese puente que Savall tiende entre los diferentes mundos creativos enlaza diferentes eslabones y culturas. Es un epílogo que cruza el Atlántico y funde miradas que se yuxtaponen y acaban integrando lo que llega con cada tradición. Es la suya una mirada libre y abierta, integradora, llena de luz, como la primavera, como el Barroco.

Cosme Marina