Ministerio de Cultura - Gobierno de España

XIV Ciclo de Músicas Históricas de León | Auditorio Ciudad de León

BUSCANDO A DURÓN APASIONADAMENTE

Continúa la actividad del CNDM en León, con la coproducción de sus dos ciclos, el Festival Internacional de Órgano Catedral de León (FIOCLE) y el XIV Ciclo de Músicas Históricas del Auditorio Ciudad de León. La programación del FIOCLE de esta temporada dedicada a los conciertos de órgano incluirá obras de la literatura ibérica, personalidades destacadas de las postrimerías del Romanticismo –caso de Liszt o Franck– y el lenguaje contemporáneo de Messiaen, ausente de este mundo desde hace un cuarto de siglo. No menos interesante resulta la recuperación de dos tradiciones íntimamente ligadas al rey de los instrumentos, la improvisación y la adaptación de partituras procedentes de otros ámbitos sonoros, como una sonata para piano de Beethoven o una escena operística wagneriana. Estas versiones espectaculares explotan el concepto del órgano como orquesta, algo en lo que Widor, con sus sinfonías escritas directamente para el instrumento, fue un maestro. 

Tras el ya clásico concierto de alumnos con Eduardo López Banzo al clave, oiremos los tesoros medievales del archivo de la Catedral leonina que sacarán a la luz Schola Antiqua y Juan Carlos Asensio, presentando liturgias procesionales de los Santos Isidoro, Antolín y Santiago en exclusiva primicia y estreno en tiempos modernos. Un eje de la programación lo forma la recuperación de Sebastián Durón, muerto en el exilio en 1716 –por mostrarse demasiado partidario del Archiduque Carlos–, que iniciarán Raquel Andueza y La Galanía, con un programa que indaga sobre todo en la música sacra de esa época, aunque haya también ejemplos instrumentales. Sebastián Durón había nacido en Brihuega (Guadalajara) en el seno de una familia de músicos en 1660. Hacia finales del siglo XVII, con el ingreso en la Real Capilla de Carlos II, no es exagerado afirmar que llegó al punto profesional más alto de la música española de la época. Brilló tanto en la producción sacra como en las creaciones para la escena. Aunque su estilo tuvo siempre una fuerte ligazón con las tradiciones españolas, fue igualmente sensible a las novedades que solían proceder de Italia. Desde hace ya varios decenios existe un proceso de rehabilitación de su legado que confiamos se complete con las celebraciones de su tricentenario. Otra conmemoración duroniana, la encarnada por la Capilla Jerónimo de Carrión y Alicia Lázaro, se sumerge en músicas inéditas del siglo XVII, que hacen acompañar la de Durón de personalidades sonoras no menos insignes, Hidalgo, Marín y el compositor que da nombre al grupo. El conjunto Harmonia del Parnàs, que dirige Marian Rosa Montagut, situará a Durón en el tiempo interpretando sus obras –entre ellas las dos escénicas que acabamos de ver sobre el escenario del Teatro de La Zarzuela, El imposible mayor en amor, le vence Amor y La guerra de los gigantes– al lado de Corradini, Literes y Nebra. Igualmente fructífero se antoja el contraste de los dos grandes músicos de corte, Hidalgo y Durón, en la velada de La Grande Chapelle. Mas no todo va a ser recordar al compositor de Brihuega, porque el programa del King’s Consort y su fundador, Robert King, nos hará viajar al Londres de William Shakespeare, quien murió en 1616, el mismo año que Cervantes. La música rendirá así tributo a la literatura, recordando a uno de sus máximos representantes. Fuertemente apegado a las tradiciones aparece el concierto que protagonizarán el Euskal Barrokensemble y Enrike Solinís. Oyarzabal y Ghielmi trazan una concisa historia de la viola da gamba, de sus raíces en la Península Ibérica a su implantación por Europa, o lo que es lo mismo de Ortiz a Bach. En la propuesta de Hespèrion XXI y Jordi Savall, tan implicado últimamente en las relaciones interculturales, parecen confluir dos de las columnas vistas hasta ahora: el diálogo y la improvisación. Su viaje irá de Oriente a Occidente y del Viejo Mundo al Nuevo y regreso. Una inmejorable conclusión para un ciclo que nos hace viajar con la música por el tiempo y el espacio.

Enrique Martínez Miura