Ministerio de Cultura - Gobierno de España

MESTIZAJE INTERNACIONAL

Aunque el Liceo de Cámara XXI cuenta habitualmente con la presencia de músicos españoles y extranjeros, este año el Centro Nacional de Difusión Musical fomenta en particular la colaboración internacional entre artistas a través de varios conciertos en los que algunos conjuntos y solistas nacionales comparten escenario con extranjeros. Este es el caso del Cuarteto Casals con el pianista ruso Alexei Volodin en la última cita del ciclo y, por supuesto, el del Cuarteto Quiroga con Martha Argerich en la primera. O el de la violista Isabel Villanueva con el pianista alemán Thomas Hoppe, o el del Cuarteto de Jerusalén con el violonchelista canadiense Gary Hoffman y el violista valenciano Josep Puchades. 
Como novedad, la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional albergará esta temporada por primera vez un concierto del ciclo, mientras que los demás seguirán celebrándose en la Sala de Cámara, su escenario habitual. Será un concierto extraordinario, en coproducción con La Filarmónica, en el que el Cuarteto Quiroga y la grandísima pianista argentina Martha Argerich nos proponen una sesión romántico-barroca que salta de Bach a Schumann y Brahms. 
Ya en la Sala de Cámara, el Liceo proseguirá su marcha con el dúo Villanueva/Hoppe que interpretará piezas de Mendelssohn, Granados y Schubert más un encargo del CNDM a Mauricio Sotelo. A finales de octubre harán su aparición el Cuarteto Schumann y el longevo pianista americano-israelí Menahem Pressler con un programa que gira en torno a Mozart, Schnittke y Dvorák, dando aliento al Quinteto con piano nº 2 de éste último. El Cuarteto Belcea combinará en su visita de diciembre dos obras de Schubert con un nuevo encargo que realiza el CNDM en coproducción con varias instituciones europeas, esta vez a Penderecki, cuyo Cuarteto de cuerda n° 4 será presentado en Madrid en la gira del estreno mundial. Dicho sea de paso que en cuestión de encargos, el CNDM mantiene en este ciclo la balanza entre autores oriundos y foráneos. Los beneficiarios son los ya mencionados Sotelo y Penderecki, a los que se sumarán Salvador Brotons y Jörg Widmann. Ya en enero de 2017, un monográfico dedicado a Dvorák servirá de pretexto para que el Cuarteto de Jerusalén muestre sus virtudes en compañía de Josep Puchades y Gary Hoffman. Destaca aquí el Sexteto de cuerda en la mayor, op. 48, que Dvorák escribió en estado de gracia tras recibir una subvención gubernamental que le permitió trabajar a sus anchas. La violonchelista argentina Sol Gabetta elaborará un programa con el francés Bertrand Chamayou al piano: Schumann, Beethoven y Chopin son sus objetivos. La prometedora velada dará paso a otra de singulares características protagonizada por Isabelle Faust y Alexander Melnikov. Su variado menú de cinco platos comienza con una pieza neoclásica de Szymanowski, seguida de un curioso medio dúo, medio trío del vanguardista Antheil, dos sonatas de Fauré y la Sonatina de Françaix.
Los Solistas de la Orquesta de Cadaqués estrenarán un nuevo encargo del CNDM a Salvador Brotons, que precederá a la ejecución del Quinteto ‘La trucha’ de Schubert y del Septeto de Beethoven. De la sin duda excelente puesta en escena de estas piezas pasaremos al concierto del Cuarteto Artemis, considerado hoy en día una de las mejores formaciones alemanas del género. Un Haydn y dos piezas nuevamente de Beethoven que rompieron moldes en su época enmarcan aquí al homenaje post mortem que el célebre compositor alemán Wolfgang Rihm –maestro de Jörg Widmann– rinde al viola Thomas Kakuska del Alban Berg Quartet, fallecido repentinamente en 2005.
Tras su recital en solitario en las Series 20/21 del MNCARS, el compositor y clarinetista Jörg Widmann, Compositor Residente del CNDM de la presente temporada, se unirá al Cuarteto Hagen para ofrecer otros dos conciertos en el Auditorio Nacional. El primero de estos contiene un nuevo quinteto suyo, obra encargo del CNDM, y el Quinteto para clarinete y cuerdas de Brahms; el segundo varias piezas del propio Widmann combinadas con el KV 581 de Mozart, una de las páginas más hermosas de la historia de la música universal y de la que Schoenberg destaca la “sublime unidad temática dentro de lo heterogéneo”. Cierra este ciclo la colaboración internacional entre el Cuarteto Casals y el pianista ruso Alexei Volodin, con el monumental Quinteto con piano de César Franck, después de que los componentes del Casals hayan abonado el terreno con el único cuarteto para cuerdas de Debussy y el Cuarteto de cuerda de Ravel.

Antonio Gómez Schneekloth