Ministerio de Cultura - Gobierno de España

REIVINDICAR LO NUESTRO

Cuando se planteó la puesta en marcha de un festival temático en Oviedo, coproducido entre el Centro Nacional de Difusión Musical y el Ayuntamiento de la ciudad, se fijaron una serie de ideas de partida que debían articular el mismo a lo largo del tiempo y servir como pilares en la programación de cada nueva convocatoria. Existía un consenso en que si se mantenían unas líneas de trabajo claras se lograría un respaldo del público, como así ha sido. Las líneas maestras tenían como grandes objetivos la recuperación del patrimonio musical español y el apoyo constante y decidido hacia las agrupaciones de nuestro país, todo ello combinándolo con el gran repertorio internacional a cargo de intérpretes y formaciones mundialmente conocidos. Esto ha permitido al público entrar en contacto con músicos especialmente relevantes a la vez que ha asistido a primeras audiciones de obras de gran calidad que merecen un lugar firme en las programaciones de los auditorios españoles. Primavera Barroca ha sido, por tanto, un perfecto escaparate para las músicas europeas y las del Nuevo Mundo del periodo Barroco –con algunas incursiones en el tiempo hacia atrás y hacia adelante– y en ese camino se puede y debe seguir profundizando en próximas ediciones. Además, otra vertiente adquiere especial significado: se ha implicado, a través de la Universidad de Oviedo y del Conservatorio Superior de Asturias, a los jóvenes estudiantes que asisten a conferencias y clases magistrales así como a los conciertos de buena parte de los músicos invitados al ciclo.

La VI edición presenta seis conciertos del máximo interés que arrancarán con la agrupación Concierto 1700, fundada en 2015 por el violinista y director Daniel Pinteño, y que se ha convertido en una de las referencias españolas ineludibles en el ámbito de la música hispana. Con la colaboración de la soprano Aurora Peña, la mezzo Adriana Mayer, el contratenor Gabriel Díaz y el barítono Diego Blázquez, se sumergirán en la música del compositor y maestro de capilla Francisco Hernández Illana a través del Oratorio a San Miguel que por primera vez se podrá escuchar en el ciclo.

Desde Francia se presentará en Oviedo la que es una de sus formaciones barrocas de mayor prestigio internacional, Les Paladins de Jérôme Correas que toma su nombre de la ópera homónima de Rameau. Tendrán como solista a una de las voces relevantes de la interpretación barroca en el país vecino, la soprano Sandrine Piau. Bajo el título de Heroínas se abordarán arias de óperas como Giulio Cesare, Ariodante, Alcina o Rodrigo todas ellas de G.F. Haendel, uno de los compositores cumbre del Barroco, y lo harán a través de algunos de sus títulos operísticos más conocidos.

Javier Ulises Illán crea Nereydas en 2010 y la convierte en otra de las formaciones que cimientan el magnífico momento que la interpretación de la música antigua vive en España. Con la soprano María Espada como solista se centrarán en la figura de uno de los creadores señeros del Barroco español, José de Nebra, con un nutrido programa de obras instrumentales y vocales que se completa con otros compositores como Giacomo Facco, Domenico Scarlatti y Charles Avison.

Uno de los nombres fijos del ciclo es el de Aarón Zapico y su grupo Forma Antiqva que, de nuevo, estarán con una de sus imaginativas propuestas artísticas. Bailes y batallas es el título del programa que servirá para la presentación de Café Zimmermann, uno de los grandes conjuntos internacionales centrados en el Barroco, en la Sala de Cámara “Luis G. Iberni” del auditorio ovetense, que interpretará obras de Schmelzer, Biber y Froberger. El Festival lo cerrará la Capella de Ministrers con su titular y fundador Carles Magraner al frente: nos proponen un viaje a la polifonía del Renacimiento a través de uno de sus más excelsos representantes, el compositor español Cristóbal de Morales, del que volverá a sonar la recuperación histórica en tiempos modernos de alguna de sus obras.

Cosme Marina